lunes, 9 de junio de 2014

Plato de Dresden


En mi particular recuerdo de antaño, quiero traer a mi memoria una casa muy vieja, según se podía leer en sus vigas: LA CASA DE MIS ABUELOS.




Allí, en una calle de tierra, había una casa de piedra, barro y madera; 
una casa de pueblo en tiempos de campo y subsistencia. 
Un camino lleno de esfuerzo y de celebraciones junto a los míos.

Una casa especial, humilde como la que más y escasa en comodidad, pero muy querida al albergar los veranos de mi niñez.

La puerta principal partida en dos y con una gran llave de hierro, nos introducía en la casa, siempre acogedora de cualquiera que cruzase su umbral.

Ya dentro encontrábamos una habitación en la que no se sabía cual era su cometido, de los muchos que tenía asignados. A la derecha, la estancia principal con mayúsculas: LA COCINA, corazón de la casa donde, sin importarnos sus apreturas y escasos muebles, comíamos, charlábamos, compartíamos en familia, con los vecinos que formaban ya parte de ella, sentados alrededor de la mesa en sillas de enea.







Otra de las estancias, la cuadra: lugar para los animales y sitio de paso hacia el corral: gallinas, conejos, cerdos y también el fregadero-lavadero donde caía un agua clara y fría; allí se hacía la colada con un jabón hecho en casa que tenía un intenso aroma a limpio. 


Aquel corral en el que nos lavábamos el pelo al sol, jugábamos en el carro que había aparcado y vivía interminables historias de castillos y princesas. ¡Cómo me gustaba!¡Que bien me lo pasaba! Aún hoy me traslado a aquel lugar y disfruto sólo con recordarlo.




Volviendo a la casa, laberinto de rincones y dependencias, nos encontramos con otra puerta -que siempre estaba abierta- y que daba paso a las escaleras, acceso a los pisos superiores.
 

Una vez alcanzado el primer piso, las habitaciones: tres grandes, con suelo falto de nivel y paredes abombadas. La de mis abuelos tenía un arca almacén ropero -donde mi madre estudió como pudo- camas de muelles y colchones de lana que todas las mañanas había que ahuecar, así como el preceptivo orinal.


Una de ellas tenía un mueble de madera con una palangana de loza, artilugio de aseo por aquel entonces, y una baldosa suelta en el suelo a través de la cual se podía ver lo que acontecía en el piso inferior......era como de cuento.


Un balcón de piedra blanca por donde trepaban los rosales y escenario de todas las funciones de una niña princesa, que servía, a la vez, de techado al lavadero.


Asimismo, en la despensa se alineaban las jarras de barro conteniendo muchos productos derivados del mata-cerdo; pilas de botes de conserva y un gran amasador consistente en una gran artesa donde se amasaba pan y pastas, y rodeada de cestas, mandiles y herbario.

En el último piso, con techo y paredes sin remozar, estaba el secadero natural de las cosechas que allí iban y venían con las estaciones. Más tarde, se extendieron los productos para su secado y algún que otro trasto daba cuenta de que nos encontrábamos en el desván: revistas de costura antiguas, fotonovelas, aperos de labranza, ropa vieja, muebles desvencijados, trastos… que me encantaba en cada viaje descubrir.

El despertar del gallo por la mañana; el tañido de las campanas; el frío de la noche o el apretado calor de la estufa de leña; el vibrar del agua limpia y muy fría; la simplicidad de la vida diaria;  el cielo más hermoso lleno de estrellas, me traen a la memoria aquellos momentos tan entrañables que convertían la vida cotidiana en algo mágico.




Una casa que hoy sólo existe en mi memoria.
Fueron veranos vividos, compartidos y ahora recordados con mucho cariño desde lo más profundo de mi corazón en los que siempre aparece la figura de los abuelos, de aquellas manos ancianas que animaban a los más mayores entre llamadas de atención e historias que contar.


GRACIAS A ELLA APRENDÍ ….. ¡TANTAS COSAS!

GRACIAS POR TODO AQUELLO ABUELOS.


Hace tiempo que tenía ganas de contar esta historia. Espero que os haya gustado. Es parte de mi vida. 


Gracias por vuestro tiempo y por vuestros comentarios. Muchos besos a todas. 


37 comentarios:

  1. Me ha encantado tu historia y tus recuerdos!! Y acompañada con las imágenes, mejor todavía. Y claro, si le añades la colcha Dresden, entonces es el no va más... Abrazos

    ResponderEliminar
  2. Nos ha encantado esa historia y nos ha llenado de recuerdos de nuestra niñez, alli por la Mancha, los veranos con los abuelos, los primos, los juegos y los sueños....... parece ya todo tan lejano.
    Como siempre Concha el reportaje extraordinario y la colcha preciosa, enhorabuena por esas manos que tienes y por, como nos cuentas las historias. Estamos tan orgullosas de ser tus amigas¡¡¡¡
    Un beso muy fuerte

    ResponderEliminar
  3. Que bonita historia!!!! Me has hecho recordar también los veranos de mi niñez cerca de Talavera de la Reina, jamás he sido tan feliz. Mil gracias por hacernos recordar y por enseñarnos un poquito de ti. La colcha es maravillosa!!

    ResponderEliminar
  4. Muchas gracias por contarnos tu historia! Me ha hecho recordar también mis veranos en el pueblo :)) La colcha es preciosa! Un beso!

    ResponderEliminar
  5. Me han entrado ganas de ir allí... a ver cuando me llevas tía.
    Un abrazo :)

    ResponderEliminar
  6. Que maravilla!
    La historia....la casa y la colcha!
    Gracias por contarnosla!
    Ha sido un placer!
    Un beso
    Rosana

    ResponderEliminar
  7. Concha que entrada tan bonita. Deberías dedicarte a escribir, por un momento he podido verme en ese tiempo pasado. El quilt es precioso!!!muchas felicidades.
    Besos amiga!

    ResponderEliminar
  8. Que bonito concha me has trasladado a mi niñez,me encantan tus entradas son unicas, la colcha es preciosa preciosa preciosa .Un beso

    ResponderEliminar
  9. Gracias por compartir con nosotras tan bonita historia y tan maravilloso trabajo, me ha encantado leerte.
    Besos guapa!!

    ResponderEliminar
  10. Una entrada preciosa y de lo más entrañable!!! y la colcha una maravilla, me ha encantado!!!
    besos

    ResponderEliminar
  11. preciosa historia y preciosa colcha! no me extraña que tengas esos recuerdos tan bonitos. Un abrazo guapa

    ResponderEliminar
  12. Buenas tardes, Concha. Llego a tu blog de la mano de Loly de "El mundo de Mariloli", a la cual he conocido personalmente hoy y he podido admirar en vivo tu ratita fallera...
    Y ahora que llego a casa y corriendo me meto en internet para ver más creaciones de tus maravillosas manos, me encuentro con este blog espectacular lleno de magia por todos sus rincones y que quedo asombrada de tu arte cosiendo y de tu arte escribiendo....
    Estoy impresionada y admirada... Me quedo como seguidora para no perderme nada de nada.
    Me siento muy identificada con tu historia... La colcha es una maravilla!
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  13. Una maravillosa historia, me ha encantado de corazón, gracias por hacernos partícipes de tus recuerdos, y esa preciosa colcha luche espectacular, al igual que las fotografías que me han encantado, muchas gracias !!!
    Besos.

    ResponderEliminar
  14. la colcha muy bonita y el relato me has hecho volver a la casa de mi bisabuela, con sus dos andanas y tantos rincones para jugar. Maribel,estrelesdemariu

    ResponderEliminar
  15. Vaya, parece que has devuelto al pasado a mas de una...jeje, debo reconocer que a mi me ha pasado igual incluso me puse un poco ñoña acordándome de mis abuelos...pero bueno lagrimas a parte tengo que decirte que ¡¡¡me encanta como te enrollas!!!! que sabes como mantenernos pegadas a tus palabras desde la primera a la última así que no hagas caso a nada de lo que hablamos ayer de simplificar en el blog...por lo menos en tu caso y como lo hagas te riño!!! De la colcha no te digo na que ya lo sabes más que de sobra.
    Un besito amiguita mia.

    ResponderEliminar
  16. ¡Qué bonita historia Concha!
    Yo también he recordado mi niñez
    y la casa de mi abuela, los juegos con
    mis primos... qué lejos queda ya!
    Además ilustrada con unas imagenes
    maravillosas, esa colcha es una joya.
    Besos guapa.
    Chary :)

    ResponderEliminar
  17. Ay Dios!! Con lo sensiblona que estoy y me encuentro con esta entrada tan bonita y con esta historia que mas o menos hemos vivido casi todas, cuanto daría yo por volver a vivir esos tiempos. Bueno y de la.colcha ni que decir hay que es una
    preciosidad. Gracias por esta lectura tan agradable. Un besazo querida amiga.

    ResponderEliminar
  18. Una entrada preciosa y entrañable Concha! Cuantos y qué buenos recuerdos me tae también a mi, unos veranos parecidos a lis míos, aunque estos, en un lugar de la Mancha.....
    La colcha me encanta, es preciosa, los colores ideales, esta hecha con cariño y mucho mimo y eso se nota, se siente. Un beso muy grande querida amiga y un abrazo enorme.

    ResponderEliminar
  19. Que historia tan bonita, me ha hecho recordar a mi también... La colcha desde luego es preciosa. Gracias por esta entrada, me ha encantado. Besos!

    ResponderEliminar
  20. Que bien escribes, es una delicia leerte, logras trasladarnos a los tiempos a los que haces referencia con una facilidad que nos hace sentir también parte de esas historias. La colcha es maravillosa, es que eres muy completa querida Concha.
    Un beso muy grande!

    ResponderEliminar
  21. Ay, Concha, mi niña, cómo me ha gustado leer esta historia que tienes guardada en tu memoria. Casi me ha transportado también a la casa de mis abuelos.
    La colcha es ESPECTACULAR.
    Te mando el más cariñoso de los abrazos.

    ResponderEliminar
  22. Ay Concha que de recuerdos me has traído a la memoria, también teníamos una casa así, la llamábamos La Casa Grande, donde pasábamos los veranos con todos los primos, que divertido era...de hecho aún sigue en pie, aunque nadie vive allí salvo las historias vividas allí...pintas tan bien las entradas que se me iba a olvidar hasta comentar esa preciosa colcha Dresden! Te felicito una vez más amiga!!! Muchos besos, Mami.

    ResponderEliminar
  23. Concha...menuda entrada, aquí me tienes con la carne de gallina y la lagrimita en el ojo es un homenaje con un cariño absoluto a tus abuelos. que importante es tener en nuestra vida ese amor y esa seguridad de afectos.
    Con este maravilloso relato me he retrotraido a mi infancia en la que no hubo casa en un pueblo pero si la casa de una abuela maravillosa que nos dió un amor incondicional...
    Casi me olvido ...la colcha ...única...maravillosa.
    Muchos besitos Concha y gracias por esta entrada

    ResponderEliminar
  24. Que entrada más bonita Concha, me encanta como te expresas y las fotos son geniales y que decirte de la colcha una autentica obra de arte, me encanta!!!
    Besos

    ResponderEliminar
  25. Tus palabras y tus`preciosas fotografías me han emocionado...a menudo cuando todavía tengo la suerte de sentir los abrazos de mi abuela recuerdo montones de tardes junto a ella bajo los algarrobos contando historias, merendado riquísimos bocadillos que nos preparaba de todo un poco... ¡que no daría por volver a disfrutar de nuevo de una tarde de estas! de su sencillez...
    Preciosa entrada, gracias
    Besitos y feliz semana

    ResponderEliminar
  26. Tienes un premio esperándote en mi blog www.dedaloh.blogspot.com. Merecidísimo porque todo lo que haces está hecho con el mayor primor. Un beso!

    ResponderEliminar
  27. Que bello recuento, es una casa muy bella, y esos muebles..razón de tener esos recuerdos tan cariñosos.
    te deseo un feliz martes
    http://eldiariodelasmanualidades.blogspot.com

    ResponderEliminar
  28. Preciosas estas fotos para presentar tan bello trabajo ^^
    me encantan los colores y todo el diseño,
    te felicito
    los muebles de tantos recuerdos, muy especial todo ^^

    bss

    ResponderEliminar
  29. HOLA, COMO STAS? TUS TRABAJOS SON HERMOSO, TE FELICITO, QUE DIOS BENDIGA TU CREATIVIDAD.. AHORA TE SIGO, VISITAME TAMBIÉN, SIEMPRE SERAS BIENVENIDA.. ANIMATE.. BESOS, ABRAZOS Y BENDICIONES.
    ZHOBEYD@....

    ResponderEliminar
  30. Preciosa colcha, preciosas fotos, preciosa casa y preciosa historia, tan bien contada! Precioso todo! Me ha encantado tu entrada!
    Los recuerdos han aflorado en mi memoria, mis abuelos, su casa, mi infancia!
    Muchas gracias!
    Isa. Sabelapatch

    ResponderEliminar
  31. Sin palabras a una entrada tan maravillosa, me encanta la ternura y la delicadeza de tus palabras para hablar de esos momentos tan fantasticos y de ese lugar que debe seguir siendo maravilloso ... Me encanta la colcha se ve fantastica en esa cama antigua y haciendo el recorrido por todos esos ricones se ve mas bonita si cabe. Besos.

    ResponderEliminar
  32. Que preciosa entrada! Me haces recordar a los buenos momentos de mi infancia en el pueblo, con los abuelos, las gallinas y los paseos a escondidas por "el doblao" para buscar tesoros escondidos... Y claro, por supuesto esta la colcha! ... te quedo de lujo!! El plato de Dresden me parece una técnica de las mas prácticas y combinables, a que si?? Pero no es nada fácil conseguir esta terminación tan bonita que has logrado!! Enhorabuena!! Te invito a pasar por mi blog si te apetece !!

    ResponderEliminar
  33. Hola de nuevo! Muchísimas gracias por tus comentarios en mi blog...después de leer despacito parte (tranqui, leere todas...jajjaaa) de las entradas de tu blog, deleitandome con los trabajos que nos enseñas,sintiendo al tiempo las emociones que transmites y envidiando tu facilidad para conseguirlo...que me dediques palabras como "contadora de historias bonitas"...uuuf!!! es uno de los elogios mas bonitos que he recibido en mi vida!! Siempre he sentido necesidad de escribir..y mi blog de patch es una válvula de escape para ello...gracias!!!

    ResponderEliminar
  34. Que entrada mas bonita!!! Me enacanta. Soy nueva en tu blog y me quedo por aqui. Te invito a que pases por el mio. Besitos

    ResponderEliminar
  35. Preciosa entrada, los muebles antiguos me encantan, acabo de conocer tu blog, me quedo por aquí y te invito a que visites el mio. un bso.

    ResponderEliminar
  36. This waspretty beneficial material. Without a dobut I think this is well worth a bookmark,
    Black Label NothanksThis is the perfect blog for anyone who wants to know about this topic. You know so much its almost hard to argue with you (not that I really would wantHaHa). You definitely put a new spin on a subject thats been written about for years. http://www.healthcaresdiscussion.com/black-label-no/

    ResponderEliminar